Nunca supe terminar…


Lo siento pero no puedo seguir contestando tus llamadas.
Cuando un corazón deja de latir, ¿crees que quedan palabras? Vacías, sin gracia, ni peso, ni nada…
¿Qué fue de mi? Bueno, digamos que dejé de ir sin más… No puedo estar perdida, ¡que tontería! Las cosas que no existen no pueden perderse, ¡¿no es cierto?! Bueno, ese es otro asunto, supongo pero sabes que siempre me gustó darle mil vueltas a las cosas, lo de siempre: nunca sabes que vas a descubrir que no viste antes. ¿Crees que cuando los gusanos deboren mi cuerpo enfermaran? Mi carne putrefacta no será más que nubes tóxicas. Que idea más dulce la de enfermar la cara de la muerte, y que dulce baile de miradas. No se, quizá me pudieron las ganas de volar…

Anuncios

~ por Incorpórea en 5 de febrero de 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: